La historia

La historia 2017-12-14T13:56:38+00:00

Las primeras indicaciones históricas acerca de la Finca rústica pertenecen al Siglo XVIII, en los documentos del Gran Duque de Lorena Pietro Leopoldo se piensa de los propietarios de entonces Falconi “…trafican y mandan vino en Inglaterra…”.

Después de los Falconi llegaron los Pianigiani, familia que aumentó mucho la producción de vino. Baldassarre Pianegiani, el notario del Chianti en el agosto de 1924 quemó, dentro de la Finca Vignale la acta constituyente del “Gallo Nero” el consorcio para la defensa del vino típico “Chianti Classico”. Testigos de esta continuidad son los documentos guardados dentro de los archivos del Vignale donde tienen domicilio social el Centro Studi Storici Chiantigiani y sede histórica el Consorzio Vino Chianti Classico. Capilla de los santos mártires Fabián y Sebastián y de la Santísima Virgen de la Leche. Incluida en el cuerpo horizontal de la estructura originaria de la casa señorial. Era la capilla de la finca señorial. En la visita pastoral de 1784 se le indica como “oratorio de santa María de’ signori Falconi de Radda”, perteneciente a la parroquia de San Niccoló en Radda in Chianti. En un documento de 1832 resulta que este oratorio había sido dedicado incluso a la “Santísima Virgen de la Leche”.

Otras referencias se encuentran en lo que queda de “casa Pianigiani” del Siglo XIX. Al exterior, la capilla se nota gracias al portal, cuyos marcos laterales aguantan el arquitrabe y a dos ventanillas de forma cuadrada que se encuentran en los lados de la entrada, perfilados de piedra por un igual, característica de la época en la que se realizó la finca. Encima del portal se encuentra el monograma de san Bernardino de Siena encima del que se encuentra un pequeño edículo que encierra una placa pequeña y decorada de relieve de terracota. El interior está formado por un único ambiente rectangular cubierto con bóvedas de crucerías y revestido totalmente. De la pared a la derecha del fondo se puede acceder a la capilla desde el interior de la estructura. En la pared final se encuentra el altar que ofrece, dentro de un tabernáculo dorado, un relieve que representa la Virgen mientras amamanta al Niño.